Páginas Heroicas

Páginas Heroicas de la guerra del salitre 1879. Foro de debates dedicado al tema de la guerra entre Chile, Perú y Bolivia; y otro temas relacionados....
 
ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  

Comparte | 
 

 Evolución de los mandos chilenos de una batalla a otra.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Icaro Albanese
Soldado


Mensajes : 94
Fecha de inscripción : 16/12/2014

MensajeTema: Evolución de los mandos chilenos de una batalla a otra.   Mar Dic 23, 2014 4:26 pm

¿Notan alguna diferencia en el mando de Baquedano batalla a batalla? 

Soy de los que se han apartado de Encina. Pese a lo interesante de sus relatos, he notado un claro desprecio hacia lo militar. Para él, sólo los civiles hicieron algo bueno. 
A causa de esa política de Encina, también fui muy crítico con Baquedano. 
Encina llegó a decir que era tan rígido de mente, que no sufrió derrotas por la diferencia de calidad entre los soldados chilenos y los aliados. 
Pero después he visto las diferencias en su mando entre una y otra batalla. 
Esas diferencias muestran que no era tan rígido de mente como se insinúa. Que aprendía con la experiencia, y que se adaptaba a las circunstancias distintas entre una y otra. 

Se decía de él que sólo era de ataques frontales. "Soldado chileno, de frente, de frente...". 
Pero ya en su primera batalla, al mando de las tropas, muestra algo distinto. 
En Los Angeles sabe "clavar" al enemigo con una acción de distracción, mientras su ataque principal se hace con un envolvimiento oculto y sorpresivo del Atacama. Conoce bien la capacidad de cada unidad, y da la tarea justa a quién pueda ejecutarla. 

El famoso ataque frontal en Tacna, tan criticado por Vergara. 
Este último proponía una maniobra de envolvimiento, para aislar el ejército aliado. 
Una pregunta bien realista. Sabemos como se cometieron tropelías en Mollendo. También pasó en Arica, después de la batalla. Chorrillos es el caso más emblemático. En base a eso yo me pregunto, las tropas enviadas a cortar el paso hacia la cordillera a los aliados ¿se habrían quedado fuera de la ciudad? ¿No habrían intentado entrar por su cuenta? ¿Se podía correr el riesgo de dividir las fuerzas? Teníamos superioridad numérica en el total, pero al dividir las fuerzas ambas partes quedaban en inferioridad frente a un ataque concentrado del enemigo. Además que la idea era destruir el ejército enemigo... 
Baquedano conocía a su gente, y por ese conocimiento tomó su decisión. Lo mío son sólo especulaciones. 

Una vez decidida la batalla, distribuye sus fuerzas de línea en forma pareja. Ambos extremos de la línea llevan un cuerpo de línea, Valparaiso (formado por policias veteranos) en la derecha y Zapadores en la izquierda. En el centro pone dos, Santiago y 2º de Línea. Uno más (Artillería de Marina) en la reserva inmediata. Y 4 cuerpos de línea más en la reserva general (Buin, 3º, 4º y Bulnes). 

La batalla la gana, pero acá noto que no queda muy conforme con el desarrollo. En Tacna las reservas son dos, la 3ª división y la General. Casi un 40% de los infantes. Alcanza a usar la más chica. La principal queda sin combatir, a costa de grandes pérdidas en las divisiones que inician el ataque. 
En Chorrillos su reserva es mucho más pequeña. Cómo un 15% de la infantería disponible. 
En Tacna espera hasta que las dos divisiones principales de su ataque son detenidas, y obligadas a retirarse un trecho. Sólo hace entrar una de las reservas en combate. 
En Chorrillos, al primer problema, usa la reserva completa de inmediato. 45 minutos después de iniciada la batalla, Martínez distribuía sus tres regimientos. 

Miraflores no la tomo en cuenta. Sólo aquellas batallas que él planificó. sabemos bien que Miraflores fue una batalla de reacción. Muy buena reacción en todo caso...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Icaro Albanese
Soldado


Mensajes : 94
Fecha de inscripción : 16/12/2014

MensajeTema: Re: Evolución de los mandos chilenos de una batalla a otra.   Mar Dic 23, 2014 4:27 pm

Otro que veo con un cambio, en su estilo de mandar una batalla, es Pedro Lagos. 
En Arica deja de lado la artillería. Lógico, si el ataque era hacia arriba. Pero en Chorrillos también es hacia arriba. Y acá la usa desde el comienzo: 

“Como al ordenar V.S. a la infantería tomar por asalto esta trinchera, ordenó también que la brigada de artillería de campaña, mandada por el comandante don Carlos Wood, se colocara en la altura que había a la izquierda, y a la de montaña, mandada por el comandante don Antonio R. González, en la meseta de vanguardia, ambas brigadas rompieron sus fuegos con tan certeras punterías, dignas de la inteligencia y serenidad observadas por sus jefes, que la combinación de V.S. dio por resultado la completa derrota del enemigo.” 
(Parte elevado por el jefe de estado mayor de la 3ª división). 

En Arica ataca con dos regimientos, dejando otro (Buin) más un batallón (Bulnes) de reserva. 
En Chorrillos usa todas sus fuerzas desde el comienzo: 

“La división, compuesta de los regimientos Santiago, Aconcagua, Concepción, y de los batallones Naval, Caupolicán, Valdivia, Bulnes y una brigada de artillería de campaña, una ídem de montaña, Regimiento Carabineros de Yungay, parque y ambulancia, se puso en marcha del campamento de Lurín, el 12 a las 6.30 P.M., en busca del ejército peruano fortificado en San Juan y Chorrillos,” 
(Mismo parte) 

Pero lo más interesante (para mi) es la creación de un cuerpo especial (de entidad batallón), bajo su mando directo, encargado de encabezar el ataque: 

“De esta fuerza, y por orden de V.S., se desmembraron las compañías guerrilleras de los expresados cuerpos, para ponerlas a la disposición del sargento mayor graduado don José Domingo Castillo, que las instruía en masa desde el 27 de diciembre próximo pasado. Una vez al mando de ellas, marchó a la vanguardia de la división, sirviendo de descubierta y debiendo obrar a las inmediatas órdenes de V.S.” 
(Parte de Francisco Barceló, comandante de la 2ª brigada de la 3ª división. Elevado al coronel Pedro Lagos)

Da para especulación esta unidad especial. Después del ataque en Arica, ¿habrá pensado Lagos que era mejor una unidad especialmente entrenada para la ofensiva, que una unidad de infantería normal? 
Lo cierto es que esas compañías cazadoras encabezaron el ataque de la 3ª división, bajo el mando directo de Lagos. No dependían de ninguna de las dos brigadas de la división: 

“A nuestra derecha y hacia vanguardia había un alto cerro cubierto de tropas peruanas que rompieron sus fuegos sobre la división. V.S. ordenó en el acto que las compañías guerrilleras, al mando del mayor graduado don Domingo Castillo, del Regimiento de línea Santiago, tomaran al asalto aquella posición, presentándose unas compañías de frente y otras por los flancos enemigos, lo que ejecutaron aquellas tropas con una precisión, denuedo y bizarría dignos de los mayores elogios, coadyuvando también, con envidiable arrojo, la 5ª compañía del Batallón Naval hasta poner al enemigo en completa fuga y apoderarse de la altura. En este brillante hecho de armas, que duró pocos minutos, se distinguió muy especialmente el mayor graduado don Domingo Castillo, alentando con la voz y con el ejemplo a las fuerzas que subían al asalto, y siendo de los primeros en llegar sobre la cima de aquel empinado cerro.” 
(Parte del jefe de estado mayor de la división) 

Al parecer Lagos maduró bien la idea. Una vez decidido a llevarla a cabo, da la instrucción de que las compañías guerrilleras (o cazadoras) entrenen juntas, y operen bajo un mando único en la batalla. 
¿Resultado? En Arica su agrupación (Este. La Norte obedecía a Barboza) sufrió pérdidas porcentuales mayores que todas las batallas de la guerra, descontando Tarapacá. 
En Chorrillos su división fue la que sumó menos bajas de las tres. Incluso menos que la reserva, que era la menos numerosa de las Grandes Unidades (GU). 
Puede ser por el frente que le tocó atacar. Pero no hay duda que es una variación táctica muy interesante la que se llevó a cabo en este sector. 


“COMANDANCIA DE LAS COMPAÑÍAS GUERRILLERAS DE LA 2ª BRIGADA DE LA 3ª DIVISIÓN 
Chorrillos, enero 14 de 1881. 
Señor: 
Tengo el honor de poner en su conocimiento que habiendo sido nombrado por V.S. en la orden del día, fecha 27 del próximo pasado, en San Pedro de Lurín, jefe de las compañías guerrilleras de los distintos cuerpos que componen la brigada de su mando para la instrucción en conjunto y dirigirlas en el campo de batalla, el 12 del presente, a las 6.30 P.M., por orden de V.S., me puse a la cabeza de la división a las órdenes del Jefe de ella, señor coronel Lagos. 
Estando en actitud de marcha, la emprendimos, llevando la descubierta hasta las 12 M., en que se detuvo la división, avanzándome hasta tomar un punto estratégico para impedir una sorpresa; permaneciendo en esta posición hasta las 4.30, en que el enemigo rompió sus fuegos por la derecha, por lo que nos pusimos en movimiento, marchando al costado izquierdo de él. 
Estando a inmediaciones de un cerro que teníamos al frente, de bastante elevación y coronado de enemigos, y otro de menos eminencia a la izquierda con piezas de artillería que nos hacían un nutrido fuego, recibí orden personal del señor coronel Lagos arreglase mi tropa y atacara. Una vez rotos mis fuegos, recibí nueva orden del mismo señor, impartida por el señor Silva Vergara, que los flanqueara y les tomara las alturas, para de esta manera hacerles abandonar las piezas de artillería que tanto nos molestaban. En efecto, flanqueé el cerro y ascendí por dos partes, dejando tropa para hacerlo de frente, siendo ésta mandada por el intrépido capitán Silva del Canto, del Santiago, la de flancos, por el capitán del Valdivia señor Arce y el capitán del Bulnes J. R. Lira, y el teniente señor Santiago Inojosa, que supo lucirse con la compañía de su mando. Viéndose el enemigo flanqueado por dos partes y atacado de frente, no tuvo más lugar que la fuga por su derecha, reuniéndose al cerro que tenía al frente fortificado y que resistía con arrojo. Sin detenerme, los perseguí, volviendo a atacarlos y teniendo igual suerte, quedando sus ventajosas posiciones por nuestras, dejando en el cerro bajas de consideración. Una vez en la cima de éste, que daba vista al valle, me marché abajo con el fin de cortarlos en el plan, por hacernos fuego en retirada. En esta marcha hicieron explosión algunas metrallas que estaban enterradas, no causándome daño, sólo un polvorazo, que me estuvo expuesto, me despedazó un soldado del Bulnes y quemó otro del Santiago.” 

Parte de Domingo Castillo (Fragmento), comandante de la unidad especial de la 3ª división.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Raul Olmedo D.
Soldado
avatar

Mensajes : 151
Fecha de inscripción : 16/10/2014
Localización : Santiago, Chile

MensajeTema: Re: Evolución de los mandos chilenos de una batalla a otra.   Lun Dic 29, 2014 6:33 pm

Todos los mandos chilenos que demostraron cierta capacidad en la campaña inicial tuvieron segundas oportunidades, y opino que todos mejoraron.   Pero mejoraron en su medianía.

         El caso de Baquedano es ilustrativo de la media vigente en el ECH a esa fecha. Fue mejorando con el paso de los días, ciertamente, así como por su experiencia en el ejercicio del mando y su hábito de consultar opiniones y escuchar.  En ese aspecto, Chorrillos fue nuestra batalla casi perfecta, sin duda.

        Pero analicémoslo en el contexto del citado medio :    salvo unos pocos oficiales jóvenes (E. Del Canto, ambos Dublé Almeida, R. Santa Cruz, A Délano y J. Frederik del "Navales", D. Castillo, E. Gana, A. Martínez y otra media docena) nadie - ni Lagos - había entendido el cambio profundo introducido por las nuevas tácticas y armamento prusianos, a partir de 1864. 
        Ni habían seguido, tengo que suponer, el desarrollo y los boletines de la Guerra Ruso Turca de 1878-79.

        El armamento de infantería utilizado por ambos bandos en la GDP, aunque monodisparo,  era bastante preciso y de buen alcance.  Su cadencia de fuego requería del adversario en una batalla con luz de día, insoslayablemente, utilizar el orden disperso. O la pala.   
       O bien atacar protegido por la oscuridad.
        Pero en Tacna, sin otra opción, se atacó a plena luz de día, con un número de bajas inaceptable.  El 40% de las bajas del "Atacama" en esa acción las sufrió durante la aproximación al enemigo (Dublé Almeida).   Un guarismo superior en el caso del 2° de línea, aunque en este caso debido a cierta enajenación colectiva explicable sólo por el recuerdo de Tarapacá, seis meses antes.(Del Canto, "Memorias")
         La artillería disponía de proyectiles con espoleta de tiempo ese 26 de mayo ( y también la artillería peruana) de uso antipersonal. Las tropas aliadas no contaban con protección de trincheras ni zanjas en la meseta del Intiorco, y pudieron haber sido barridas en sus posiciones por fuego artillero concentrado.    Pero la artillería se usó tan, pero tan mal ese día, que jóvenes oficiales del arma  que allí se batieron (mas tarde, generales)  se han  preocupado de hacer constar aquello por escrito (Bulnes).   Las piezas de campaña ni siquiera tomaron buenas posiciones, y hablo de aquellas que no quedaron atascadas en la arena.   Unidades de infantería formadas por batallones fueron expuestas al fuego enemigo, y no es chiste.
          Tenía razón Baquedano : la embestida debió ser de frente en Tacna.   Pero no a pecho descubierto, sino teniendo alguna consideración por la vida de su gente.  Los rusos pudieron darse el gusto de llenar enormes trincheras con sus muertos el año anterior, pero sus ejércitos sumaban cientos y cientos de miles.  Y usaban armamento de repetición. 
         No era el caso de Chile, que ese día atacó con 9.000 y tenía menos de 15.000 en el campo.   Como para considerar que cada vida cuenta.
 
         Baquedano no sabía como.  No lo había estudiado, ni tampoco ninguno de sus ayudantes.
         El mejor de ellos, Pedro Lagos, creía aún, en vísperas del Asalto y Toma de Arica, que con el armamento de sus tropas, con 150 tiros alcanzaba para hora y media de combate (Bulnes).

           El reamunicionamiento, en consecuencia, fue un desastre.   El rechazo de la Primera y Segunda Divisiones costó bajas absolutamente evitables.
 
           Todo ello fue corregido en la siguiente campaña.   Se asaltó la línea Santa Teresa-San Juan- Pamplona bajo la protección de la obscuridad.   No digo por sorpresa, porque el incendio de los ranchos y ramadas al marchar la tropa el día 12 en la tarde hubiera alertado hasta al mas bruto.   Nuevas cananas dotaban a la infantería de munición algo mas abundante, y un estudiado sistema de transporte de munición en mulas, aunque con bajas de arrieros, permitió poner los cajones a los pies de los combatientes en pleno fuego (Del Canto, Dublé Almeida).   Decisión, puntualidad, eficacia.     Pero hablamos de la tercera campaña.
             En las dos anteriores a nadie se le ocurrió nada de eso, y todo anduvo a tropezones. Y los jóvenes que si imaginaban soluciones mas ingeniosas, sólo podían representar la inquietud.  Nunca fueron atendidos.

             Ahora que la obligación de estar recibiendo un sueldo de general, o coronel, antes de la guerra, implica estar a lo menos informado del acontecer mundial castrense. Mostrar un mínimo de curiosidad profesional.
            Por sobre todo, en esa época, sobre las profundas, revolucionarias modificaciones del binomio táctica-armamento. Que dejaron patitieso, ya en 1874, a Lord Beaconsfield, el líder británico que conocemos como Benjamín Disraeli.
           Tampoco le hicieron caso, los ingleses, al citado.   Y vimos como unos pocos colonos "Boers" armados de rifles de repetición Máuser y Mannlincher, vestidos "de maleza", hicieron en febrero de 1881 papilla a una brigada británica, armados del fusil Lee-Enfield monodisparo, en Mahuba Hill. 

         Por estos lados no tenían ni idea detales sucesos.
         Por fortuna, en Perú menos aún.   Como dijo Basadre, en palabras mas elegantes : en la GDP se impuso el menos malo.

             Los mandos del ECH siguieron apegados al fusil monodisparo, a la infantería cargando de frente y erguida.  A distintivos brillantes y colores en los uniformes.  Al estandarte actuante en combate, la "coronela" de tiempos heroicos.   Y en 1891 enfrentaron a un ejército pequeño, maniobrero, que si aplicó con toda seriedad el orden disperso apoyado en armamento de infantería de repetición.
             Tenían mando en ese ejército adversario muchos de los oficiales arriba citados, jóvenes en la GDP que habían tenido mucho que decir, sin ser escuchados.   Y barrieron al ECH de los campos de batalla.
            
             Mejoró Baquedano durante la GDP, sin duda.  Y también todos sus mandos divisionarios y de brigadas.   Muchos de sus comandantes de unidades alcanzaron un excelente pie, que sumaron a una devoción heroica.
           Pero no alcanzaron ni remotamente un nivel profesional militar comparable al europeo, acorde con los tiempos,  sino solo lo bastante como para superar a un enemigo igualmente mal preparado.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Icaro Albanese
Soldado


Mensajes : 94
Fecha de inscripción : 16/12/2014

MensajeTema: Re: Evolución de los mandos chilenos de una batalla a otra.   Lun Dic 29, 2014 7:18 pm

La caballería tampoco fue usada de acuerdo a los avances que había mostrado el arma en el mundo.
Ya en la guerra de Secesión el general Buford había cambiado los sables por carabinas de repetición. Si el Granaderos hubiera usado la táctica de infantería montada, desmontando y usando carabinas de repetición, el ataque de la reserva boliviana en Tacna habría fracasado.

P.D. No digo Colorados, porque ese famoso contraataque fue hecho por el Colorados y el Aroma. De hecho, los que llegaron más adelante en su avance fueron los "coloraditos" (así llamaban al Aroma, por usar casi el mismo uniforme de los Colorados. Sólo el pantalón era distinto).
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Icaro Albanese
Soldado


Mensajes : 94
Fecha de inscripción : 16/12/2014

MensajeTema: Re: Evolución de los mandos chilenos de una batalla a otra.   Lun Dic 29, 2014 7:23 pm

Raul, ¿se ha fijado en las fotos de piezas artilleras en la campaña de Lima?
Las piezas de montaña, en Chorrillos, fueron usadas de la forma normal: desarmadas sobre mulas.
Pero, por lo visto, después de esa batalla fueron dejadas armadas. En Miraflores fueron llevadas a la batalla de la misma forma que la artillería de campaña. 
He visto fotos de alta resolución, lupa en mano, donde se ven esas piezas armadas tiradas por trenes de bestias.

En todo caso, no es algo definitivo. Quizá fotografiaron la única pieza que no fue desarmada...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Raul Olmedo D.
Soldado
avatar

Mensajes : 151
Fecha de inscripción : 16/10/2014
Localización : Santiago, Chile

MensajeTema: Re: Evolución de los mandos chilenos de una batalla a otra.   Mar Dic 30, 2014 9:06 am

Que buen dato, Ícaro.   Nunca me percaté de ese detalle.

     Pero la verdad es que en Miraflores pudo suceder cualquier cosa.
     Y en el caso de la artillería, más que eso.  Es cosa de leer las Memorias de Clemente Larraín, oficial del "Esmeralda", unidad que el día 15 de enero guarnecía la Escuela de Cabos en Chorrillos y custodiaba a una subida cantidad de prisioneros en el lugar.
       Se guardaba también allí, en un patio o corralón aledaño, toda la munición  de artillería.    Y cuando apretaron las correas - es decir, cuando la artillería de campaña debió retroceder para tomar nuevas posiciones, presionadas por el avance peruano -  se requirió urgente reponer su munición.   Y al mismo tiempo, proveer de ella a la artillería de montaña que intentaba dar cobertura con su fuego a una infantería muy acosada.

     El desorden en ese lugar - relata Larraín - fue como para arrendar balcones.  Los armones y hasta los carretones con que los artilleros acudían por su munición se agolpaban en ese patio, y cada uno tomaba lo que necesitaba, desechando en un caos total aquella munición que no servía a sus piezas.  A poco, los infantes del "Esmeralda" que cooperaban en el intento de dotar de munición a los artilleros se desplazaban sobre una capa de tiros de distintos calibres que cubría desordenadamente el suelo, y que dificultaba enormemente la operación.    Munición así tratada que bien pudo explotar causando la destrucción de todo el parque artillero.   Aquello estuvo en un tris de ocurrir, y es de preguntarse que había ocurrido entonces en la línea de combate de la infantería. 

      Larraín es quien relata la visita de ciertos elegantes caballeros que habían viajado hasta Chorrillos a fines de enero, a buscar a Luis Larraín Alcalde, mayor del "Coquimbo" que se encontraba muy malherido y que fallecería al llegar a su tierra, pocos días mas tarde.   Los oficiales del "Esmeralda" invitaron cortésmente a almorzar a sus refinadas visitas, pero estos no aceptaron, algo pálidos.   La vista de cientos de cadáveres a medio incinerar en el entorno inmediato, y un poderoso hedor a muerte que impregnaba el lugar seguramente influyó en su decisión.   También el hecho de que las moscas formaban tales pelotones en los platos que había necesidad de apartarlas con las cucharas antes de intentar probar bocado.    Inhóspito lugar.

      Hubo necesidad de implementar una batida formal para alejar a unos setecientos (700) perros, según cálculo del citado, que se ocupaban en devorar cadáveres insepultos o apenas cubiertos con unas paletadas, en todo el sector que va de Santa Teresa a San Juan.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Raul Olmedo D.
Soldado
avatar

Mensajes : 151
Fecha de inscripción : 16/10/2014
Localización : Santiago, Chile

MensajeTema: Re: Evolución de los mandos chilenos de una batalla a otra.   Miér Dic 31, 2014 3:51 pm

Una corrección :  las fuerzas británicas (450 h.) derrotadas en Mahuba Hill (febrero de 1881) por los Boers (400 a 500 h.)cargaban el fusil Martini-Henry modelo 1871, monodisparo. ( y no el Lee Enfield)
     Y por cierto, vestían sus acostumbradas chaquetas rojas, que los hacían blancos perfectos a 800 y 1000 m. 
  
     De acuerdo a Wikipedia, los ingleses perdieron el 75% de sus efectivos, y sus adversarios sólo el 1%.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Evolución de los mandos chilenos de una batalla a otra.   

Volver arriba Ir abajo
 
Evolución de los mandos chilenos de una batalla a otra.
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» moneda mal acuñada 50 pesos chilenos del 2008
» Evolución monetaria en la república romana. Periodo VI
» La evolución de Calpurnia Tate de Jacqueline Kelly
» [Agria 8900] Restauración de motor, asiento, depósito y panel de mandos.
» EVOLUCIÓN BIOLÓGICA

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Páginas Heroicas :: Campañas de la guerra :: Campaña de Lima-
Cambiar a: