Páginas Heroicas

Páginas Heroicas de la guerra del salitre 1879. Foro de debates dedicado al tema de la guerra entre Chile, Perú y Bolivia; y otro temas relacionados....
 
ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  

Comparte | 
 

 Combate de la Rinconada - Parte peruano de Mariano Vargas

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Renzo Castillo
Soldado
avatar

Mensajes : 146
Fecha de inscripción : 02/07/2014
Localización : Lima

MensajeTema: Combate de la Rinconada - Parte peruano de Mariano Vargas   Vie Ene 09, 2015 1:24 am

Jefatura Superior Militar del Valle de Ate-La Rinconada.


Enero 9 de 1881.
Benemérito Señor General J. de E. M. G. de los Ejércitos.

Señor General:
Tengo el honor de poner en conocimiento de US. el hecho de armas que se ha realizado hoy entre el reducido número de fuerza de que disponía, y el enemigo común de la República.
 
A las cinco poco mas ó menos de la mañana, tuve aviso de que el enemigo, en número muy considerable, descendia por el Portachuelo de Manchay a Pampa Grande; corroborando este parte las repetidas detonaciones de las bombas automáticas colocadas al intento en aquellos lugares. Inmediatamente procedí a su reconocimiento, y una vez convencido de que realmente era el enemigo el que ocupaba esos lugares, lo puse, por telégrafo en conocimiento de US.; en seguida movilicé mi diminuta fuerza; la coloqué de la manera mas conveniente: la columna Pachacamac tras del parapeto del centro de la zanja, ésta con poco mas de ciento cincuenta hombres; a la derecha de esta columna veinte y cinco hombres, pertenecientes a la primera brigada, comandada por el Teniente Coronel, Don Gurmencindo Herrada, por encontrarse sin armas el resto de su fuerza, y cuya tropa llegó a este lugar el dia de ayer a las 5 p.m. y a pie, por no tener caballada; a la izquierda la compañia guerrillera montada en aguilillos, sumamente estenuados por las fatígas diarias del servicio avanzado, encomendado a aquella y a esta compañía compuesta de treinta y tantas plazas componía parte de la mencionada columna Pachacamac y comandada por el Sargento Mayor temporal Don Francisco Vargas, y los veinte y cinco hombres de caballería montados al mando del Sargento Mayor Arguedas y que servían a mis inmediatas órdenes, colocados tras un médano de ese lado izquierdo. 
 
Mientras practicaba estas operaciones, el enemigo continuaba descendiendo a la mencionada Pampa: donde se organizó, y no se movilizó sobre mi línea, sino despues de haber practicado varios reconocimientos con patrullas de caballería, y en cuyo intervalo rompió sus fuegos de artillería, con dos piezas colocadas en la falda de un morro situado a la izquierda de la salida del Portachuelo; sus proyectiles salvaban nuestra zanja, cayendo varios de ellos a mas de cincuenta metros a retaguardia de mi tropa; poco despues enmendaron sus punterías, y algunas bombas reventaron dentro de la zanja, pero no llegaron a ocasionarnos daños. Estas eran las condiciones en que me encontraba, Señor General, en aquellos momentos, y por las que procedi a pedir refuerzo a las tropas de la reserva que se encontraban mas inmediatas a mi línea de operaciones, las que suponía tendrian órden de obedecer mis órdenes, en caso semejante, como autoridad superior militar de ese valle, pero desgraciadamente mis órdenes no fueron obedecidas.
 
Mientras todo esto me pasaba, el enemigo se movilizaba sobre nuestra línea, una vez que llegó a convencerse de nuestra lamentable falta de artillería y del reducido número de nuestros valientes defensores. Las columnas de infantería, con poco mas de dos mil hombres (2,000) se disponían a tomar las alturas de su derecha, y protejidas por un numeroso cuerpo de caballería; pero tenian que retardar esta operacion para poder llegar a tiro de rifle de nosotros, y como se vió despues, por la multitud de quebradas que contienen esas alturas; visto esto y manifestándome el ingeniero don Lucas Pedraza, que sirve a mis órdenes, que además en este peligro se ofreció a servirme de Ayudante, y a la vez el Sargento Mayor temporal, Don José Maria Vivanco a quien últimamente mandé con la misma órden de que dejo hecho referencia, que mis órdenes no podian tener lugar, si personalmente no las comunicaba yo; que podia ser muy bien que mi presencia influyera en el ánimo de los Jefes de de la Reserva, por lo que procedí, sin demora, a ello, dejando encomendada esa pequeña línea al Señor Coronel Miranda.
 
Al tocar con el Coronel Pomar, Jefe del número 14 me hizo presente que no solo él, sino todo su batallón se encontraba desesperado por acudir al lugar del peligro, pero que se le acababa de comunicar órden, por su inmediato superior, de no moverse de su campamento; visto esto me dirigí a Vazquez; y no encontrando a los Jefes Superiores de ese Ejército dí cuenta a US. por el telégrafo, de este desgraciado suceso, regresando en el acto al lugar de mis principales operaciones. Al entrar en mi línea, pude observar que la caballería enemiga, en crecido número, había dominado por completo a mi fuerza, haciéndole desde las alturas, un nutridlsímo fuego, y que a la vez descendia otra fuerza de caballería por el cerro Melgarejo, la que se dirigíó a tomar la retaguardia de la zanja, desde donde nuestros valientes les dirigian sus fuegos. desventajosamente. Convencido que estos denodados patriotas tenian que ser acuchillados miserablemente, ordene se retirasen sobre la chacra de Vazquez; instantes despues el enemigo quedó en posesión de nuestro campo no sin dejar antes de acuchillar a algunos de los nuestros. Esta retirada, dispuse, fuera protegida por la brigada comandada por el Teniente Coronel Don Millan Murga, que media hora antes de la terminación de este hecho de armas, se me presentó con la fuerza de su mando, siendo este pequeño cuerpo el último en salir del campo, cumpliéndoso asi mismo mis órdenes.
 
El Teniente Coronel Murga se encontraba con su cuerpo, a mas de media legua de mi línea, cuando se impuso de lo que pasaba en las alturas de la Rinconada; por lo que sin pérdida de tiempo verificó su marcha; y pudo compartir con el mayor entusiasmo y decisión, del hecho de armas de que estoy dando cuenta a US. Enemigo de lisonjas, pero amante del patriotismo y del valor, cumplo con el deber de recomendar a US. el heroico comportamiento de la columna Pachacamac y el severo valor de su digno Jefe Señor Coronel temporal don Manuel Miranda, así como tambien el de los demás Jefes y Oficiales de ese patriota cuerpo. El señalado valor de los Tenientes Coroneles Herrada y Murga, como el del Sargento Mayor Arguedas. Las urgentes y complicadas órdenes que en tales momentos tuve que dictar, en las tres horas y media que duró este hecho de armas, fueron cumplidas por el Sarjento Mayor don José Maria Vivanco, cuyo comportamiento, en horas tan apremiantes, las puede medir por su serenidad y actividad; asi como tambien el patriótico entusiasmo con que cumplió mis órdenes el oficial del cuerpo de ingenieros don Lucas Pedraza, a quien recomiendo a US. de un modo especial.
 
Tales han sido, Señor General, los hechos verificados en la mañana de este dia. Ellos importan, si se quiere, un triunfo para nuestras armas; porque triunfo es incuestionablemente, luchar poco más de doscientos hombres, con un enemigo que en tales circunstancias disponía de cerca de tres mil hombres, bíen armados, y por los elementos de artillería de que disponían.
 
Dios guarde a US. S. General
Mariano Vargas
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Jonatan Saona
Cabo
avatar

Mensajes : 400
Fecha de inscripción : 29/06/2014
Localización : Perú

MensajeTema: Re: Combate de la Rinconada - Parte peruano de Mariano Vargas   Vie Ene 09, 2015 7:13 pm

Aprovechando que subiste el parte de Mariano Vargas, subo una entrevista realizada a don Oscar Ferreyra y Francisco Pantigoso sobre este combate

Parte1


Parte2


Parte3
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Jonatan Saona
Cabo
avatar

Mensajes : 400
Fecha de inscripción : 29/06/2014
Localización : Perú

MensajeTema: Re: Combate de la Rinconada - Parte peruano de Mariano Vargas   Sáb Ene 10, 2015 2:00 am

Transcribo un artículo escrito por Francisco Pantigoso el año 2012

A 131 años de la batalla olvidada de La Rinconada

Por Francisco Pantigoso Velloso da Silveira* (publicado en el 2012)

Nuestra historia está plagada de sucesos olvidados. La batalla de la Rinconada es uno de ellos. Se desarrolló en lo que hoy es Molicentro de La Molina y sus alrededores, pero casi nadie conoce de ello o ni lo recuerda. Este lunes 9 se cumplen 131 años de esta gesta.

Se cuenta de que en la Rinconada de Ate se encontraba desde el 4 de enero de 1881, el coronel peruano Mariano Vargas con una fuerza de 340 soldados, compuesta por los hacendados y pobladores de la zona armados con viejos rifles Minié y piezas de artillería. Vargas dispuso asimismo su artillería en el cerro Vásquez.  

El 9 de enero de 1881, a las 7 y 45 a.m., la división chilena del coronel Orozimbo Barbosa llegó a Pampa Grande (hoy Musa y La Planicie) después de una marcha por la quebrada de Manchay desde Pachacámac (en este último se habia instalado el campamento chileno) con una fuerza de más de 2,000 soldados aproximadamente, armados con modernos fusiles Grass de fabricación francesa y con 4 piezas de artillería de campaña. Su propósito era hacer creer a los peruanos que se intentaría flanquearlos por ese lado del dispositivo de defensa de Lima. Como se sabe, finalmente se atacó Lima por San Juan y Miraflores (los días 13 y 15 de enero de 1881), en forma paralela al mar y bajo el apoyo de la fuerza naval.

Estas fuerzas chilenas habían salido el día anterior de Pachacámac y llegado a través del angosto camino de la quebrada de Manchay (15 kms aproximadamente), sin encontrar ningún obstáculo en el mismo, fuera de las fallidas "bombas automáticas" o minas que Piérola había mandado sembrar y recién el día 6 de enero se habían terminado de instalar.

Las fuerzas peruanas en ese sector estaban —como se indicó— al mando del coronel Mariano Vargas, jefe superior militar de La Rinconada de Ate y constaban de la columna Pachacámac, al mando del coronel temporal Manuel Miranda quien era un hacendado de la zona, con aproximadamente 160 hombres de infantería cívica, un pelotón de algo más de 30 hombres llamado "compañía guerillera", al mando del mayor temporal Francisco Vargas y montados, los llamados “aguilillos” o caballos de paso, 100 hombres de a pie de la primera brigada de caballería al mando del teniente coronel Gurmecindo Herrada de los cuales sólo 25 estaban armados y 50 montados de la tercera donde parece que sólo 25 al mando del mayor Arguedas entraron en acción. A la retaguardia quedaba la batería del Cerro de Vásquez con piezas de grueso calibre.  

Además se contaba como obra defensiva con una línea de defensa tendida a 100 metros de la casa hacienda de Melgarejo (hoy la sede central del Banco de Crédito), que cerraba todo el acceso al valle de Ate, pues estaba flanqueada a ambos lados por sólidas prominencias donde se planeaba instalar artillería.

Vargas empezó la obra el 5 de enero y el 11 debía estar concluida; contó con la dirección del capitán de ingeniería Lucas Pedraza, quien usó a la tropa de la columna Pachacámac a falta de peones o unidades de ingeniería. La línea consistía de una zanja de 2 metros de ancho por 1 y medio de profundidad, y de un parapeto de sólida piedra de cantería ubicado un metro detrás de la zanja, capaz de cubrir completamente a los soldados. Más o menos seguía una recta entre lo que hoy son el cementerio de La Planicie y el parque del cañón de La Rinconada.  

El coronel Vargas solicitó al Estado Mayor en varios telegramas artillería, aparatos eléctricos, alambres y peones de construcción, para acelerar los trabajos y robustecer la defensa con piezas de artillería de montaña en las elevaciones y de campaña en el llano, tras la línea de defensa, y con una red de minas (más propiamente cargas de demolición, porque explotarían a voluntad); lamentablemente estos pedidos fueron desatendidos o llegaron a destiempo.

La historia cuenta que Vargas tuvo noticia de la venida de la división enemiga a eso de las 5 a.m. (más de 2 horas antes de que se trabase el combate), que confirmó por la detonación de algunas "bombas automáticas", y por más que pidió refuerzos a la Reserva, estos no se movilizaron sino hasta muy tarde. Mientras tanto los chilenos ganaron sin oposición las alturas de la línea de defensa, flanqueándola por derecha e izquierda (por donde hoy está el cementerio Jardines de la Paz). Iniciaron el ataque con fuego de artillería, y posteriormente la caballería abrió fuego desde las alturas. La columna Pachacámac resistió por 2 horas hasta que la caballería flanqueó por el cerro de Melgarejo (o Huaquerone) y amenazó con caer por la espalda de la línea peruana, con lo que Vargas, para impedir que su tropa fuera acuchillada sin misericordia, dio la orden de retirada.  

Hizo su aparición en esas circunstancias la brigada de caballería del comandante Millán Murga, que participó así en la última media hora del combate. El enemigo se apoderó de la hacienda Melgarejo, del cerro de la hacienda la Molina (debe ser el que hoy divide los distritos de Surco y La Molina) y persiguió a los dispersos del Pachacámac y de los 50 hombres montados de la tercera brigada de caballería, operación en la que tomó varios prisioneros.

Como se recuerda, por el lado chileno, el coronel Barboza despachó a los "Granaderos" a determinar si existían minas frente a las posiciones peruanas; estos pronto volvieron trayendo la noticia de que la vía se encontraba limpia, desplegó entonces Barboza a la compañía del 1.° de Línea "Buin", fijándoles como objetivo tomar por asalto una quebrada entre dos cerros, ordenó emplazar dos piezas de artillería a fin de cubrir a la infantería y a tres compañías del 3.° de Línea tomar los cerros de los flancos de las posiciones que debían atacar los del "Buin", dejando a la demás tropa en reserva: Las tropas avanzaron contra las posiciones peruanas realizando "fuego en avance", es decir separados en dos líneas, la primera de ellas dispara rodilla en tierra, efectuada la descarga la línea completa se arroja al suelo, avanzando entonces la segunda línea que a unos metros de la primera realiza la misma operación. Rápidamente y con pocas bajas las tropas chilenas desalojan las trincheras, uniéndose los del "Buin" y del 3.° en el llano, Barboza hace avanzar a sus reservas a los cerros desalojados; es en ese instante cuando aparecen refuerzos de caballería peruanos que se lanzan contra los chilenos a fin de proteger el repliegue de la infantería y darles tiempo de reagruparse, una compañía del 3.° abre fuego sobre ellos, pero el comandante de la compañía duda a la hora de atacar a los jinetes peruanos, es entonces que con gran iniciativa el alférez de "Granaderos" Vivanco ordena a sus hombres cargar, y con gran maestría los jinetes chilenos realizan la carga causando muchas bajas entre los peruanos que abandonan el combate replegándose con la protección de su artillería. Los chilenos sufrieron la pérdida de once hombres, un muerto y diez heridos, las bajas peruanas a pesar de no estar del todo comprobadas, pueden fijarse en una veintena, caídos en su mayoría en la carga de Vivanco.

Se cuenta que en algún punto del combate, el coronel Miranda hizo soltar a sus 300 toros de lidia, únicos en el Perú por entonces, con cuya estampida entraron en pavor los chilenos.

Al avanzar la división enemiga a la haciendas de La Molina y Melgarejo, penetró en el sector de tiro de las piezas de la batería de Vásquez, que inmediatamente rompió fuegos con todo éxito, pues la caballería enemiga volteó bridas. En Melgarejo el enemigo capturó al mayordomo inglés, ingeniero Murphy, quien había trabajado en el tendido de la línea del ferrocarril, por lo que tenía planos de toda la zona y dio datos precisos sobre la ubicación y número de las fuerzas peruanas.

Así, hacia la 1 p.m. del 9 de enero de 1881, el enemigo se retiró por la Pampa Grande. Del lado peruano hubo 7 muertos, incluso un oficial, y ocho heridos. Del chileno 1 muerto y 10 heridos.

En su parte de combate, Vargas destacó el valor de Miranda, Herrada, Murga, Arguedas, Pedraza y el mayor Vivanco y de todos los jefes y oficiales de la columna Pachacámac.


*Abogado y Director del Instituto de Estudios Históricos del Pacífico
*********************
Tomado de [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Renzo Castillo
Soldado
avatar

Mensajes : 146
Fecha de inscripción : 02/07/2014
Localización : Lima

MensajeTema: Re: Combate de la Rinconada - Parte peruano de Mariano Vargas   Sáb Ene 10, 2015 9:27 am

este articulo he leido a sido tomado en parte por algunas publicaciones chilenas, me doy cuenta por el texto siguiente: 
Vargas dispuso asimismo su artillería en el cerro Vásquez.  "....es sabido que Vargas no dispuso la artilleria del C° Vasquez este era parte de la asi llamada 3era linea de defensa (los cerros artillados), dispuestos por el dictador.


Otra observación es :"La línea consistía de una zanja de 2 metros de ancho por 1 y medio de profundidad, y de un parapeto de sólida piedra de cantería ubicado un metro detrás de la zanja, capaz de cubrir completamente a los soldados. Más o menos seguía una recta entre lo que hoy son el cementerio de La Planicie y el parque del cañón de La Rinconada.   


Llama la atención que el parapeto este detrás de la zanja...se supone que tal parapeto servia para cubrir a los defensores de la zanja, ¿porque debería estar hacia atras?...¿o es un error de redacción del autor?.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Raul Olmedo D.
Soldado
avatar

Mensajes : 151
Fecha de inscripción : 16/10/2014
Localización : Santiago, Chile

MensajeTema: Re: Combate de la Rinconada - Parte peruano de Mariano Vargas   Sáb Ene 10, 2015 11:23 am

Atrás, pues Renzo.   De tal forma que los atacantes, si hubieren sido tan ingenuos como para atacar de frente esa defensa, hubieren tenido que atravesar la zanja primero, exponiéndose al fuego defensivo. La zanja modera el ímpetu de la infantería lanzada al asalto, y usualmente la desorganiza. 
 
     Sistema este que venía empleándose por parte de la legiones romanas, y continuó en la edad media para efectos de defender fortalezas de piedra amuralladas.

       Ya vemos por los relatos que las fuerzas chilenas simplemente flanquearon el obstáculo, haciendo inútil el enorme trabajo empleado en su construcción.   Para que hubiera servido a su propósito, dos fuertes agrupaciones de infantería, y armadas al menos con fusiles de retrocarga, debieron haber sido situadas en cada uno de sus extremos, con apoyo artillero.  Un par de ametralladoras hubieran sido muy útiles en esos flancos.

       Estas construcciones defensivas utilizadas por Perú en la Campaña de Lima, incluyendo aquella muy costosa en el cerro San Cristóbal, y hasta el fuerte Alfonso Ugarte en la costa, no sirvieron, o apenas llenaron su propósito.
        La rapidez de la infantería atacante (cuando pudo actuar a cubierto de la obscuridad) no pudo ser compensada con eficiente fuego defensivo.  Quizás si por exceso de confianza en las bombas y minas con que se sembró el terreno frente a las líneas de defensa, no hubo movilidad de los defensores, que se limitaron a esperar, sin golpear ofensivamente (excepto en la primera parte de Miraflores).  Los reductos y posiciones artilladas de Chorrillos, y aquellos reductos de Miraflores, terminaron transformándose en trampas para sus defensores.   Heroicos defensores, cabe asentar, aunque notablemente mal mandados en esa campaña. 

       Definir como "batalla" el encuentro de "La Rinconada" ( o Ate, como se cita en algunos partes) es confundir las cosas.
       Barboza desarrolló allí lo que conocemos como un reconocimiento en fuerza, solamente para tantear la capacidad de defensa y reacción del enemigo.   Sin intención alguna de avanzar hacia Lima en tal instancia, movimiento que hubiera debido estar coordinado con el grueso de las fuerzas chilenas en otro sector.  Y que no se movieron ese día.
        La verdad es que las órdenes de Baquedano para efectuar ese reconocimiento, de lo que derivó un combate sin trascendencia táctica alguna, obedecían a la intención de demostrar al ministro J.F. Vergara la inutilidad de intentar un ataque envolvente por ese sector - como el citado pretendía - con la necesidad de desarrollar un amplísimo movimiento, que habría agotado a las tropas y  alejado al ECH del contacto con la Escuadra.
          Baquedano pretendía embestir y aferrar al ejército enemigo, como hizo exitosamente el día 13, aprovechando las numerosas falencias defensivas de este, como única opción táctica dentro de la lógica militar del momento.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Renzo Castillo
Soldado
avatar

Mensajes : 146
Fecha de inscripción : 02/07/2014
Localización : Lima

MensajeTema: Re: Combate de la Rinconada - Parte peruano de Mariano Vargas   Sáb Ene 10, 2015 12:07 pm

Ok ahora comprendo, lo que sucede es que pensé en la zanja como una trinchera y era esta mas bien puesta allí como un obstáculo, gracias por la aclaración. La idea del ataque por La Rinconada era hacerle creer a los peruanos que se podía amagar por ese sector, lo que en si causa preocupación y por ende su cometido. Luego de dicho enfrentamiento Piérola envió reforzar dicha zona para evitar posteriores sorpresas.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Jonatan Saona
Cabo
avatar

Mensajes : 400
Fecha de inscripción : 29/06/2014
Localización : Perú

MensajeTema: Re: Combate de la Rinconada - Parte peruano de Mariano Vargas   Sáb Ene 10, 2015 12:26 pm

Para que Renzo entienda como eran las defensas en La Rinconada

El INEHPA (Instituto de Estudios Históricos del Pacífico) de Oscar Ferreyra, realizó excavaciones en el lugar, y en base a su investigación hizo el siguiente dibujo

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

saludos
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Jonatan Saona
Cabo
avatar

Mensajes : 400
Fecha de inscripción : 29/06/2014
Localización : Perú

MensajeTema: Re: Combate de la Rinconada - Parte peruano de Mariano Vargas   Sáb Ene 10, 2015 1:19 pm

Otro dibujo realizado por el INEHPA sobre las defensas en La Rinconada
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Combate de la Rinconada - Parte peruano de Mariano Vargas   

Volver arriba Ir abajo
 
Combate de la Rinconada - Parte peruano de Mariano Vargas
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» LA GUERRA DEL FIN DEL MUNDO, de Mario Vargas Llosa
» La Batalla de Pozo de Vargas
» EL PILOTO DE COMBATE ( I PARTE)
» EJÉRCITO PERUANO
» PILOTO DE COMBATE ( ULTIMA PARTE )

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Páginas Heroicas :: Campañas de la guerra :: Campaña de Lima-
Cambiar a: